TPF:Genesis / El blog de rol, wargames y frikismos varios

"Soy demasiado viejo para esta mierda"

Roger Murtaugh | Arma Letal

Detalle del cuadro El grito, de Edvard Munch, con el rostro horrorizado en primer plano.

FOMO y coleccionismo (o completismo): directo a donde duele

Información del post

Categoría

Etiquetas

Comparte

FOMO y coleccionismo (o completismo) son garantías de dos cosas: lanzarle pasta a las empresas a la cara y pasarlo mal. A veces pasarlo muy mal. Se define el FOMO como “el miedo a perderse algo” (en inglés Fear of Missing Out, que ahora las siglas tienen más sentido) y es un tipo de ansiedad (social, por lo general, pero que ahora verás que encaja como un guante en el gusto coleccionista) que se produce cuando “puede ocurrir algo y no estar ahí para disfrutarlo”.

Lo más habitual entre la población es que el FOMO se presente como un miedo o ansiedad que aparece al quedarse offline y no disponer de la oportunidad de seguir las noticias, no enterarse del meme de turno o sentirse aislado porque los demás “están ahí, pasándolo bien y tú no”. Una necesidad casi (o sin el casi) patológica de internet o interacciones las redes sociales.

Pero no solo de RRSS vive el FOMO. A los coleccionistas (o completistas, que puede parecerlo pero no es lo mismo) las empresas llevan tiempo dándonos duro aprovechando procesos psicológicos similares.

Ediciones especiales, tiradas cortas, versiones que sólo puedes conseguir durante uno o unos pocos días en un lugar concreto, miniaturas de aniversario, addons que sólo se pueden conseguir durante el mecenazgo o la precompra, portadas alternativas,… ¿Te suena? Las empresas utilizan técnicas que te “obligan” a adquirir algo “aquí y ahora” (o al menos en periodos de tiempo cortos que no puedes pensarte mucho) o te lo pierdes. O al menos tú vas a pensar que te lo pierdes, que es lo que importa, mientras otros enseguida van a ponerlo en la estantería, usarlo en la mesa, pintarlo, o lo que sea: pero disfrutarlo. No miro a nadie, Games Workshop.

La conjunción de FOMO y coleccionismo es algo que cualquier compañía busca activamente o lo va a buscar en un futuro cercano. Los coleccionistas y/o completistas somos un blanco perfecto. Porque nuestra tendencia natural es querer el objeto (o lo que sea) y la idea de que si no es ahora luego sea mucho más difícil o más caro nos pone contra las cuerdas. El miedo a perdernos ese algo es palpable y te puede llevar a verdadera angustia. Encima en el coleccionismo es habitual presumir de las consecuciones.

¿Cómo se siente uno cuando todo el mundo parece haber conseguido esa última caja limitada menos uno mismo? Mal. ¿Y cuando va mal de pasta y hay una tirada GOTY especial de su juego preferido? Peor. ¿Esa nueva unidad para tu ejército que además de chulísima está potente en reglas? Pues a lo mejor te recome cada partida durante meses. ¿Cuál de esos tres cómics con portadas alternativas prefieres tener o tienes pasta para los tres? La estantería a lo mejor ni tiene hueco para todos.

Y no es que tenga fácil solución. Desligarse del querer coleccionar cosas o no tener un hueco entre todos esos libros es complicado. ¿Renuncias a eso que te da tantos pequeños placeres? No queda otra que hacer callo psicológico, de la capa un sayo y endurecer el carácter. Tal vez nos perdamos cosas, esperemos que sólo de forma temporal, pero tampoco podemos permitir que sea el miedo quien dirija nuestras vidas. Ni este miedo ni ninguno.

Syrio Forel decía “el miedo mata más que las espadas” y FOMO y coleccionismo son una combinación que puede convertir una afición bonita en un infierno.

Información del post

Categoría

Etiquetas

Comparte

Entradas relacionadas

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

TPF:Génesis © 2023