Desafío 30d, día 28: Definete como director de juego

Como director de juego (y creador de aventuras, ya que yo siempre prefiero jugar aventuras que yo haya creado) puedo decir que soy metódico, extenso y vago a partes iguales.

Procuro ponerme en la piel de los jugadores y repasar una vez tras otra todas las posibilidades que se pueden dar en las partidas, poner retos complicados pero manejables (en mis partidas mueren más personajes por fallos suyos o incluso acciones descerebradas o directamente estúpidas que porque los enemigos o las situaciones sean fatales de necesidad), aumentar siempre el nivel de las problemáticas y sorprender, siempre sorprender con cosas nuevas y que dejen marca.

El ser vago es caso aparte. Me da a veces tanta pereza tener que buscarme monstruos y antagonistas dentro de los manuales oficiales de cada juego, que me resulta menos trabajoso inventarlos y añadirlos a las partidas por mi cuenta. Así tengo luego recopilaciones de decenas de tipos de criaturas y enemigos a los que echar mano.

Desafío 30d, día 27: Definete como jugador

Puf, ya empezamos con las preguntas jodidas.

Creo que soy un jugador asequible, me porto como me gusta que se porten los jugadores en mis partidas, es decir: colaboro con el grupo, procuro hacer siempre sinergia entre mi personaje y el resto aún conservando una identidad propia, jamás le discuto nada al DJ durante la partida y no soy de hacer experimentos raros (mejor un personaje de ficha sencilla y personalidad trabajada que un ejercicio de matemáticas y memoria a lo largo de media docena de manuales diferentes).