Deus Ex, una maravillosa saga cyberpunk

Deus Ex es, posiblemente, la mejor saga de juegos de rol de PC y consola que existen hasta la fecha. Incluso contando el tropiezo que fue Invisible War, el segundo de la línea, demasiado consolero, sigue estando, mínimo, en el top diez del gremio rolero. Y desde luego es mi número uno en un podio en el que la siguen de cerca los Elder Scrolls y los Fallout.

Un escenario de Deus Ex Human Revolution.

Lo que hace grande, si no enorme, a Deus Ex (cualquiera de sus tres encarnaciones, de momento), es la complejidad de su trama principal, la dificultad medida al milímetro, los aprietos morales en los que te ves inmerso mientras juegas y la libertad con la que afrontar los retos que el juego pone ante ti.

Nada de historias simples en las que eres el héroe: en Deus Ex puedes ser el héroe, el villano, o puede que crear ser uno de los dos y descubras que estás en el bando contrario (y que te pase varias veces). Una saga en la que descubrir lo que ocurre, lo que ocurre de verdad, es un acicate tan bueno para seguir avanzando como la propia jugabilidad. Tal vez tengan el defecto de que lo que haces a lo largo del juego no tiene tanta importancia como las decisiones en los momentos críticos, pero esas opciones te ponen en verdaderos aprietos morales a poco que lo pienses. Y ninguna es una que te gustaría tener que tomar.

Todos los personajes protagonistas de Deus Ex son tipos de grandes recursos (aunque para el siguiente ya podrían poner una chica como protagonista, o dar a elegir), y como tal cada situación siempre tiene múltiples formas de resolverse. Desde el combate abierto a la infiltración, pasando por el hacking, el término medio, y la búsqueda de trayectos no transitados. Algunas de las opciones que puedes tomar para resolver una situación sólo eres consciente de haberlas pasado por alto cuando ya has acabado con el tema, y es que Deus Ex es un laberinto de posibilidades.

Adam Jensen, el protagonista de Human Revolution y el futuro Mankind Divided

Todo eso remozado con las consabidas opciones de mejora del personaje, típicas de los “juegos de rol” de ordenador y consola, que se han simplificado respecto del primer juego pero han ganado en funciones. Deus Ex es uno de esos juegos en que conscientemente terminas eligiendo el camino más difícil porque es el que te reporta más puntos de experiencia y hace más poderoso a tu personaje, incluso cuando eso no siempre es lo más práctico o lo moralmente correcto. Tú decides cómo hacer “el trabajo”, si de forma sutil, con infiltración y hacking o dejando un reguero de cadáveres haciendo uso de multitud de armas y mejoras de combate.

Si tengo que sacarle un defecto sería que, en un intento de mantener siempre una multitud de caminos para el jugador, a veces el nivel de dificultad de las acciones de la trama principal en algunos caminos se vuelve más asequible que las misiones secundarias o incluso las exploraciones, resultando un poco extraño y artificioso. Por suerte las mil cosas por hacer y encontrar y la historia hacen que se te olvide eso.

¿Y por qué estoy hablando hoy de juegos de ordenador si nunca lo hago? Porque hace unos días acabé Deus Ex Human Revolution y me volvió a enamorar del género cyberpunk, del transhumanismo y de las conspiraciones. Es un juego que a día de hoy se puede conseguir por unos pocos euros y que vale cada céntimo de lo que cuesta. No puedo por menos que recomendarlo.

Por si fuera poco ya está anunciado el siguiente: Mankind Divided, que parece continuar a partir del cuarto final posible de Human Revolution, y que nos volverá a poner en la piel del bueno de Adam Jensen, siendo entonces los dos únicos juegos de la saga que se continuan de forma directa y comparten protagonista (que cada día es más duro). Ya que estoy os dejo también el trailer de éste.

¿No os pica la curiosidad? Pues ya sabéis…

Y aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, dejo constancia de que el blog va a entrar en “modo vacaciones” y durante agosto no voy a actualizar ni nada (aunque responderé comentarios si los hubiere, cosa rara). A partir de septiembre volveré con más material para todos los juegos y tal vez alguna sorpresa. ¡Pasad buen agosto!

Cosicas curiosas I

Inauguro nueva sección (que pretende ser tan aperiódica como aleatoria) en la que recopilaré las cosas que más me llamen la atención en un periodo de unos días y siempre relacionado con los contenidos del blog (claro) o al menos con informaciones que me resulten interesantes y motivadoras a nivel rolero o imaginativo en general, sin que tenga que tener relación la posible calidad o ausencia de ella en lo enlazado.

Resumiendo, que pondré lo que me salga de las narices.

Y ahora al tajo.

  • Guía de cómo escribir para revistas (de juegos de rol)”. El nombre de Rodrigo García Carmona no es precisamente un desconocido en el panorama rolero español (como tampoco lo es su Puerta de Ishtar) y me parece alguien que, además de muy sensato, tiene un buen currículum colaborando con empresas extranjeras como para tenerle en muy cuenta si escribe acerca de cómo llegar a conseguirlo y sobrevivir al intento.
  • E-David, el robot pintor. Si durante la revolución industrial se organizaban grupos de trabajadores para destruir máquinas y evitar que les robaran sus precarios puestos de trabajo, las ideas que pueden surgir de la posibilidad de que una máquina sea capaz de crear arte (no es exactamente lo que dice la noticia, pero ya lo persigue) podría acabar con guerras entre tratantes de arte e incluso discusiones morales. Muy aprovechable para historias roleras de ciencia ficción. Esta noticia sería idónea para los clásicos mensajes de la lista de correo de Shadowrun en los que se sigue la evolución tecnológica y su adelanto/atraso respecto de la mostrada en ese universo.
  • La noticia del momento ha sido sin duda alguna el proyecto de Tiberio de crear una nueva revista en papel sobre rol, sobre lo que se han escrito ya ríos de píxeles en las redes antisociales. Para sacarlo adelante son necesarios 6500€ y en el momento de escribir esto llevan algo menos de 3000. ¿Saldrá adelante? Pues estaría bien que sí, porque a priori me parece una cuestión bien planteada y bastante interesante, pero sólo el tiempo lo dirá. En lo personal, yo soy de los que prefieren tener el material de juego en papel (más que nada porque en las tablets sigue sin ser tan rápido el ir pasando páginas), así que creo que pueden tener un mercado.
  • Shadowrun Returns, el juego de “de rol a la antigua usanza” con un alto componente táctico basado en el universo de Shadowrun (claro), llega a iOS y Android dispuesto a dar unas buenas horas de diversión. Por lo visto a nivel exterior es indistinguible de la versión de PC, así que el juego va a ser muy disfrutable. 7,68€ cuesta y tiene unos requisitos un tanto elevados (1GB de RAM y 1’7GB para poder almacenarlo todo).

Y próximamente más. En algún momento. O no.

TES Morrowind, Reloaded

The Elder Scrolls III Morrowind es, probablemente, mi juego de PC preferido desde que apareció en el 2002. Eso sí, muy cercanos se encuentran Deus Ex y Borderlands. Y resto de miembros de las respectivas sagas de todos ellos.

Después de 11 años Morrowind sigue siendo un juego con una enorme profundidad y un universo tan inmersivo que, si eres de quienes gustan de perderse en universos ajenos a éste nuestro, puedes perderte en él durante horas y horas sólo disfrutando de los escenarios y de la viveza del entorno de la isla de Vvanderfell. Isla que, por cierto, dispone de muchos más ambientes que los territorios posteriores de la saga Elder Scrolls (Oblivion y Skyrim); a pesar de ser muy anterior.

Es difícil pensar en superar el grado en que Morrowind te permite meterte de lleno en el mundo de fantasía, con un grado de libertad y detalle que no estoy seguro de que se haya superado una década después (ni Oblivion ni Skyrim lo han hecho, y deberían haberse aupado por encima al ser secuelas).

Es por eso que, cada cierto tiempo, Morrowind vuelve a tener un espacio en mi disco duro y disfruto de pasear por las tierras de las Islas Ascadianas o la sorprendente Tel Branora, por no hablar de la célebre Balmora.

Donde ha quedado ya muy desfasado ha sido en el aspecto técnico y gráfico. Un juego de principios de siglo no tiene comparación posible con los actuales. ¿O sí? Los juegos de la saga Elder Scrolls siempre han sido muy fáciles de modificar y desde el primer día han sido mejorados por una comunidad muy activa de modders, y a día de hoy existen una infinidad de modificaciones que permiten que Morrowind luzca pero que muy bien.

Cada vez que lo instalo busco los mejores y más actualizados. Pero seamos sinceros: es un follón lidiar con tantos parches y mods. Así que cuando he descubierto Morrowind (Graphics & Sound) Overhaul, que es una descomunal colección de los mejores y más potentes mods para el juego, que además se instalan en conjunto de forma prácticamente automática, me han hecho los ojos chiribitas. Tanto que el único motivo por el que existe esta entrada es por darlo a conocer a mis (escasos) lectores que todavía jueguen a Morrowind (y los que lo tengan y no jueguen, para darle una nueva vida).

Y sin marear más la perdiz os dejo con un vídeo de MGSO, mostrando el aspecto que llega a tener Morrowind en 2013 y el enlace a la web de Ornitocopter (los creadores/recopiladores de MGSO) para que os informéis bien y podáis descargarlo.