Desafío 30d, día 25: El sitio más extraño en el que he jugado

Pues no se me ocurre. ¿Qué sitio es extraño? Ni idea. Yo he jugado siempre en casas particulares, en algún bar, en una asociación, en una ocasión jugué en la mesa de un merendero,… Pero nada, ni en un ascensor, ni en un avión, ni sobre el techo de un coche a la fuga después de ganar una carrera del cuarto de milla perseguido por la policía.

Desafío 30d, día 24: La sesión que menos ha durado

Creo que la he nombrado ya unas cuantas veces como uno de los hechos más lamentables en todo el tiempo que llevo jugando rol. Es el intento de partida de Zombie AFMBE en que, intentando hacer el principio de una campaña de supervivencia a largo plazo que se planteaba desde el primer día de la invasión zombie, un jugador decidió que aquello era demasiado aburrido y procedió a reventar la partida desde dentro, faltando primero al concepto de personaje, después a la diversión del resto de jugadores (a los que sí les atraía la idea) y por último a mi trabajo.

Lo que más me jodió fue el mal regusto que quedó del juego, a pesar de que la culpa la tuviera un jugador concreto. En dos ocasiones he visto que ocurría eso (dos jugadores que se aburrían y decidían dinamitar la diversión ajena por gusto) y a los dos jugadores les eché la cruz.

En este caso (que me estoy yendo por las ramas rencorosas) la partida no pasó ni de los tres cuartos de hora. Triste y lamentable como pocas cosas.