[OSR/AelMdE] Enjambres de abejas y hormigas

Unos bichitos (literal) que pueden hacer la puñeta al más pintado, sobre todo si lo pilla en un lugar del que no pueda huir con facilidad.

Fotograma de Cuando ruge la marabunta
No hay enemigo pequeño, sobre todo si vienen de mil en mil.
Hormigas Abejas
Clase de armadura: 1 0
Dados de golpe: 1+1 1
Movimiento 5 metros 10 metros
Ataque: 1 picadura 1 picadura
Daño: 1d3 1d2
Salvación: G1 G1
Moral: 12 12
Valor del tesoro: Ninguno Ninguno
Alineamiento: Neutral Neutral
Valor P.X.: 45 45

Los enjambres son grandes concentraciones de insectos (siendo los de hormigas y abejas los más comunes) que, por lo general, se desplazan buscando un nuevo hogar o para procurarse alimento de forma masiva. Los enjambres son muy peligrosos por ser esquivos (es imposible que un simple ataque les cause daño a más que unos pocos de los miles de insectos que forman el grupo) y porque, aunque el ataque es desorganizado por completo, decenas o cientos de picaduras pueden terminar abatiendo a un animal mucho mayor.

Se asume que un enjambre está formado por al menos un millar de insectos, ocupa un espacio equivalente a una criatura de tamaño medio y actúa en conjunto. Cualquier tipo de ataque físico les causa sólo un punto de daño, pero los ataques de área le causan de forma automática el daño máximo. Así mismo, los insectos atacan desde todos los ángulos y pueden meterse por las junturas de las armaduras, por lo que ignoran el bono de la armadura a la CA de la víctima.

Si un enjambre de abejas causa daño, la víctima debe pasar una salvación contra venenos o sufrir 1d3 de daño adicional.

Los insertos de pantalla han triunfado

Para un blog tan humilde como éste (humilde porque tiene pocas visitas y tal, que mi ego es tan descomunal como el que más), que una de sus descargas supere los 300 accesos es algo que celebrar. Y justo eso es lo que ha pasado hace algunos días con los insertos de pantalla del DJ OSR/La marca del Este.

En el poco tiempo que hace que liberé el documento ha suplicado el número de descargas de cualquier otro de mis “creaciones”, lo cual para mí es una acogida descomunal. Mola pensar que hay gente por ahí que juega sus partidas con la ayuda de mi pequeña aportación.

PD: Aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid he puesto también el enlace en la sección de Descargas de la aventura Porque ella lo vale, no apta para gente seria.

[OSR / La Marca del Este] Monedas: peso y tamaños

Por lo general en los manuales de rol suelen ocurrir dos cosas con los pesos de los objetos: o no se dan, o cuando los ves te echas las manos a la cabeza (como un vial que pesa medio kilo). Repasar las listas de equipo puede convertirse en algo patológico y no es recomendable (aunque a mí me sigue pasando con las tablas de armas), así que es mejor considerar determinados datos como dogmas de fe y parte de la idiosincrasia de cada juego.

Otras veces la “ofensa” es demasiado grande, como en cierto manual donde media docena de monedas pesa una libra (casi medio kilo, una burrada, aunque lo cierto es que históricamente han existido monedas de esos pesos y hasta mayores en casos puntuales, pero nunca ha sido norma). No es un problema pequeño, porque en los juegos de mazmorreo se puede acabar cargando con cientos e incluso miles de monedas (es que esos malditos bichos no dan bien el cambio, mira que dar 2d100 de monedas de oro en lugar de dos gemas pequeñitas…).

Así que un día te lías la manta a la cabeza, te revisas unas cuántas páginas de arqueología y de numismática y te haces una lista de monedas con sus medidas, te haces unas medias de todo lo que encuentras y redondeas (porque, de todas formas, es para un juego y no una tésis). Y lo que queda es esto.

Monedas Diámetro Peso En un Kg
Cobre (mc) 10 mm 2 gr 500 monedas
Plata (mp) 15 mm 4 gr 250 monedas
Electro (me) 15 mm 5 gr 200 monedas
Oro (mo) 25 mm 8 gr 125 monedas
Platino (mpt) 40 mm 20 gr 50 monedas

Cómo La Marca del Este salvó mi mundo (rolero)

Puedo afirmar, sin temor a equivocarme, que World of Warcraft destruyó, de manera fulminante e implacable, la parte de mi vida de rolero practicante. Al poco de aparecer WoW en el mercado buena parte de mi grupo de rol habitual de aquellos tiempos fue dedicándole un tiempo creciente, robando de aquí y de allá para poder pasar más tiempo en Azeroth. Quitando tiempo de aquí y allá, pero sobre todo del rol de mesa.

Con el paso de los meses la mesa de juego se fue enfriando, hasta que se podría decir que el grupo de rol dejó de ser un grupo de rol para convertirse en uno de WoW. A mí nunca me ha gustado el juego en cuestión porque me resulta repetitivo hasta la pérdida del interés, el aspecto de dibujo animado tampoco me llama y el universo en sí me resulta de todo menos atrayente. Sin embargo, el hecho de que mi vida rolera se convirtiera en algo casi inexistente por culpa de que mis amigos cayeran en WoW (algunos más que otros, también es cierto, que los hay que incluso parece que vivan sólo por la Horda), ha hecho que lo que podría ser un simple desinterés por un juego sea en mi caso una absoluta animadversión.

Odio World of Warcraft, simple y llanamente.

Y así, odiando un juego tanto como se puede llegar a odiar un objeto, pasaron años de sequía rolera casi absoluta porque no tenía apenas relación con jugadores o no había tiempo de conseguir montar una partida. Me convertí en un teórico sin mucho más que hacer que leer mis viejos manuales. Por el lado positivo diré que ahorré mucho dinero por entonces al no tener ningún incentivo extra para acumular más juegos.

Por entonces ocurrió que conocí La marca del Este, combinado en poco tiempo con una situación de esas que te hacen querer olvidarte de todo un poco.

Sé que muchos no estarán de acuerdo con mi percepción del juego, pero cuando leí las reglas de Aventuras en la Marca del Este me vino a la mente de forma clara una clase de juego directo, humilde, sin pretensiones de grandeza, sin exceso de complicaciones y divertido desde la propia sencillez. Como si, al compararlo con películas, y habiendo probado las mieles de un Bladerunner o una Cabeza borradora, pudiera, con un juego, volver a sentir la diversión de la fantasía sencilla y delirante del mejor Conan o de placeres culpables como El señor de las bestias o Los bárbaros.

Justo lo que necesitaba.

Aprovechando que mis amigos estaban empezando a quemarse de las mamarrachadas de Blizzard, un día tomando café me llevé el manual de bolsillo de La Marca y se lo planté delante.

“Tíos, como el D&D en sus buenos tiempos. Personajes sencillos de hacer, excusas argumentales, bichos para sajar a cascoporro y objetazos mágicos.”

Coló. La idea de volver un poco a los orígenes (los de ellos, yo jamás antes había jugado a ninguna de las encarnaciones de D&D) les gustó tanto que no tardamos mucho (hablando como poco unas semanas y mucho varios meses) en conseguir organizar una partida. Y ya que iba a dirigir yo y no me apetecía tampoco ningún drama opté por llenarla de humor absurdo (otra cosa en la que me consta que mucha gente no estaría de acuerdo, pero me da igual) y nació Porque ella lo vale.

La partida fue un éxito, La Marca gustó por lo sencillo y simple del sistema (aunque nos chirríe el tema de ciertas habilidades tiradas con 1d6), y desde entonces parece que el grupo le ha vuelto a coger el gusto a tirar dados. Lo suficiente al menos como para intentar que no pase un mes sin hacerlo y encadenar con otros juegos, como D&D4 (del que salimos escaldados), Pathfinder, Mutants & Masterminds o Dark Heresy.

Se podría decir que así es como Aventuras en la Marca del Este lanzó un conjuro de Resurrección sobre mi mundo rolero. Sólo espero que no sea en realidad un Animar a los muertos.

[OSR / La Marca del Este] Pantalla del DJ

Siempre he sido de crear mis propias pantallas del DJ (suelo echar en falta muchas cosas en las pantallas que se comercializan) y en el caso de dirigir La Marca no ha sido una excepción.

Os comparto la pantalla (ya puesta en bonito) de tres cuerpos que utilizo yo para dirigir en esos menesteres.

Está maquetada en tres A4 apaisados, pero utilizando sólo el espacio adecuado para recortar y poder insertar las páginas en la pantalla personalizable de Savage Worlds, así no hay problemas con ningún formato y se puede usar tanto en esa, como en cualquier pantalla hecha a mano o incluso pegarla en cartulinas (lo más cutre, pero lo más barato y que duele menos si se estropea).

Si me da por ahí, lo mismo subo alguna fotillo de cómo queda cuando se usa en la susodicha pantalla personalizable.

Para descargarla, puedes picar aquí (PDF, 2’70MB).

Arco menor de ráfaga [Objeto mágico OSR]

Como en las últimas semanas tampoco tengo tiempo para más denso, para darle movimiento al blog pondré algo tan sencillo como otro objeto mágico para los diferentes juegos OSR (ya sabéis: La Marca del Este, OSRIC, Labyrinth Lord, Swords & Wizardry, etc.). Éste en concreto lo diseñé pensando en algo potente en combate pero poco confiable aunque tengo mis dudas de si será demasiado poderoso, así que agradeceré cualquier opinión al respecto.

Arco menor de ráfaga

Tipo: Arma (arco corto o largo)
Rareza: Raro
Alineamiento: Neutral
Valor: 10000mO corto / 13000mO largo

Los arcos de ráfagas asemejan arcos recurvos de madera convencionales con pequeñas runas inscritas a lo largo de sus palas. Al tacto, sin embargo, siempre se lo percibe tibio incluso a través de guantes, como si emanara alguna clase de poder.

Los poderosos encantamientos que fluyen por el arco le confieren la excepcional capacidad de condensar las energías mágicas, para formar copias de las flechas que lanza, haciendo que cada vez que se dispara con él exista la posibilidad de que el blanco sea golpeado por más de una flecha. Por desgracia todas las flechas disparadas por un arco de ráfaga se destruyen al impactar, aunque se consideran ataques de arma mágica.

Cada vez que se dispara con un arco menor de ráfaga una flecha convencional (no mágica) tira 1d6, con un resultado de 1-3 disparará la flecha de forma habitual, con un resultado de 4-5 saldrán dos flechas del arco y con un resultado de 6 serán tres flechas las que lo hagan.

Un 20% de los arcos de ráfaga son arcos largos, el resto son siempre arcos cortos.

Corona de pócimas [Objeto mágico OSR]

He aquí la Corona de pócimas, el último objeto mágico que he “diseñado” (por llamarlo de alguna forma) para mi campoña de La Marca del Este, siendo compatible con cualquier retroclón de D&D (OSRIC, Labyrinth Lord, Swords & Wizardry, etc.)

Corona de pócimas

Tipo: Corona
Rareza: Raro
Alineamiento: Neutral
Valor: 1000mO

La corona de pócimas asemeja a una pequeña corona abierta hecha de metales semipreciosos y con espacios a los lados donde ubicar sendas pociones.

Utilizando una palabra de control, el portador de la corona puede hacer, de forma instantánea y siempre y cuando pueda pronunciar palabras, que la corona absorba las propiedades de una de las pociones y transferirla a él, causando el mismo efecto que beber la poción. Al hacer esto la poción transferida se convierte en un líquido inocuo.

Cuesta dos turnos de combate enteros poder cambiar cada una de las pociones.

La versión realista de la Corona de Pócimas, una gorra para llevar cervezas.
Ejem.