Bestiario para la Marca del Este, OSR y otros retroclones

Esta semana os traigo un empujoncito a las partidas en forma de documento descargable. Algunos ya lo tenéis porque una versión anterior ya estaba disponible desde hace tiempo, pero había llegado el momento de darle un buen remozado y actualizar el bestiario para la Marca del Este.

Éste no está en el Bestiario para La Marca del Este, pero a lo mejor debería.

El nuevo PDF actualiza un poco el formato a algo más visual y añade algunas de las últimas publicaciones que no había puesto en la versión anterior. Organizado un poco según la misma estructura que se encuentra en publicaciones como OSRIC, distinguiendo las categorías de animales, constructos, demonios, seres extraplanares, humanoides, no muertos y algo bastante genérico como “otras criaturas”. Trece páginas que cuentan con más de una treintena de bichitos con los que aderezar las partidas, desde algo tan común e inocente como un conejo hasta los temibles atronadores de las arenas o el monstruoso Balor (pero de verdad, no el flojito que viene en la Caja Roja de La Marca).

Yo de vosotros no me lo perdería.

Ya sabéis, tenéis disponible la sección de Descargas y el documento del Bestiario para la Marca del Este (PDF, 150KB).

Verdadero Balor, monstruo para La Marca del Este / OSR

No es un secreto, o al menos para mí dejó de serlo después de hacer una consulta y que Pedro Gil me lo dijera, que el Balor que aparece en el manual básico de Aventuras en la Marca del Este es bastante flojito para lo que debería ser. Y como yo tengo un grupo de jugadores algo animales, no me queda más remedio que liarme la manta a la cabeza y adaptar un poco el demonio al calibre que debería tener para ajustarse a la escala de los demás bichitos que salen en la Caja Verde.

Señoras y señores, les presento al…

Que no os engañen, con ese tamaño un balor no puede tener 8dg

Verdadero Balor para La Marca del Este.

Clase de armadura: -1 [21]
Dados de golpe: 22d10
Movimiento: 15 metros
En vuelo: 40 metros
Ataques: 1 espada / 1 látigo
Daño: 1d12+2+2d6 de rayo / 1d8+3d6 de fuego
Salvación: G20
Moral: 12
Valor del tesoro: a discreción del Narrador
Alineamiento: Caótico
Valor P.X.: 25250

Éste demonio sustituye al “debilitado” balor que aparece en el manual básico de Aventuras en la Marca del Este, que es muy poca cosa para lo que debería ser. Aquel puede quedar como un demonio parecido pero menor, o como una versión debilitada por algún motivo.

El Balor es una descomunal bestia cuya piel parece exudar las mismas llamas del abismo y cuya presencia acongoja a los corazones más valerosos. En el primer segundo de ser consciente de la presencia de este demonio, cualquier criatura de menos de 10DG debe pasar una tirada de salvación contra parálisis o quedar completamente congelada por el propio terror durante 1d8 asaltos.

En combate ataca con sus dos armas, pudiendo hacer cada ataque a una víctima diferente, causando su espada 1d12+2 y su látigo 1d8, aunque sumarán respectivamente 2d6 de daño de rayo/eléctrico y 3d6 de daño de fuego. Además, cada adversario que se luche con un balor en cuerpo a cuerpo sufrirá cada turno 2d6 de daño por el monstruoso calor y las llamas que surgen de su cuerpo.

Son, además, criaturas con un supremo dominio de la magia, pudiendo utilizar conjuros de mago y clérigo como si fuera uno de estos de nivel 20, y controlar a los muertos vivientes y a otros demonios menores sin esfuerzo. Pueden usar Teleportar a voluntad, aunque eso les consume el turno completo, o invocar a otras criaturas en el mismo tiempo (aunque no lo hará si estima que podrá hacer un baño de sangre él sólo sin problemas). Si hace consumirá el turno realizándola y traerá a través de un portal dimensional según el resultado de la siguiente tabla.

1d100 Tipo de demonio invocado
01-20 1d4 de Tipo I (vrock)
21-50 1d2 de Tipo II (hezrou)
51-80 Tipo III (glabrezu)
81-90 Tipo IV (nalfeshnee)
91-100 Tipo IV (balor)

Sólo pueden ser dañados por armas mágicas +2 o superiores, además de tirar sus DG con d10, y son inmunes a los venenos y al daño de electricidad o de fuego no mágico, recibiendo sólo la mitad de daño de rayo o de llamas cuando se trata de conjuros.

La Marca del Este / OSR: Sangrador (nuevo monstruo)

Hacía ya bastante tiempo que no inventaba nuevos monstruos para Aventuras en la Marca del Este, creo que desde el atronador de arena, y ya iba siendo hora, pardiez, que a veces cuesta mucho sorprender a los jugadores y nunca están de más. Os dejo pues con el último que se me ha pasado por la cabeza.

Nunca ha suficientes monstruos para un juego como La Marca del Este

Sangrador para La Marca del Este

Clase de armadura: 6 [13]
Dados de golpe: 1+1
Movimiento: 10m
En el aire: 15m
Ataque: Mandíbulas aguijón
Daño: 1d4 + Especial
Salvación: L2
Moral: 5 + Especial
Valor del tesoro: Ninguno
Alineamiento: Neutral
Valor P.X.: 65

Los seres llamados sangradores con temidos en todos los lugares donde habitan, por su ferocidad en la caza y su hábito de moverse en manadas de tamaños nada desdeñables, a las que caracteriza tanto el silencio en que se mueven como el olor dulzón que las acompaña.

Son grandes como un mastín, aunque mucho más esbeltos, hasta parecer siempre famélicos. Su piel es gris, áspera y con excrecencias óseas que cubren desde el cráneo hasta la mitad del lomo, con un tacto similar al del barro reseco y resquebrajado. Tienen grandes ojos negros formados por una miriada de celdillas iridiscentes en su afilada cabeza; y de su morro surgen unas mandíbulas que se asemejan a un aguijón retráctil, en dos piezas que raspan y chasquean como dos sierras que rocen sus dientes. Entre su cabeza, sus patas delanteras y los cuartos traseros tienen unos grandes pliegues de piel que se abren al extender las patas y les permiten planear al lanzarse desde alturas.

Los sangradores corren sobre sus nudillos con un movimiento muy particular y reconocible, mientras que extienden sus dedos acabados en fuertes garras para escalar con suma facilidad por cualquier superficie blanda como la madera o rugosa como la piedra natural. Las manadas de de estas criaturas suelen preferir mantenerse en posiciones en alto, para luego lanzarse planeando sobre sus presas y atacarlas de improviso (sorprenderán a sus víctimas con un 4+ en d6), aunque su capacidad de planeo es limitada y sólo pueden desplazarse 5m en horizontal por cada metro de altura desde el que salten al planeo.

Individualmente son seres bastante cobardes, y sólo se enfrentan a criaturas peligrosas cuando son un grupo nutrido (el valor de un sangrador es 5 + 1 por cada otro sangrador en su misma manada), siendo estos de 1d8 sangradores.

En combate los sangradores se abalanzan sobre su presa y tratan de clavar sus mandíbulas profundamente en el cuerpo, para succionar sus fluidos internos y absorber hasta los órganos blandos. Siempre que un sangrador obtenga un resultado máximo en su tirada de daño, la víctima perderá 1d4 PG adicionales así como 1 punto de FUE, DES y CON, debido a la pérdida súbita de sangre y otros fluidos vitales (los PG se recuperan de forma habitual, y los puntos de características perdidos se pueden recuperar al ritmo de 1 de cada por día mientras se recupera la sangre perdida, etc.).

¿Qué os parece? ¿Lo véis interesante para utilizarlo en vuestras partidas?

[OSR/AelMdE] Atronador de arena

Ilustración de un atronador de arena

Clase de armadura: 0 [19]
Dados de golpe: 10
Movimiento: 12 metros
Ataque: Estallido / Dos patas / Tentáculos
Daño: 3d8 + parálisis / 2d6 / 1d6 + especial
Salvación: G9
Moral: 10
Valor del tesoro: 10000mo
Alineamiento: Neutral
Valor P.X.: 3500

El atronador de la arena es una de las criaturas más peligrosas que puedan encontrarse en las costas conocidas. Es una descomunal bestia acorazada de cuerpo ovalado, compacto, aplanado y de aspecto rocoso que se desplaza sobre diez recias patas segmentadas acabadas en extremos puntiagudos a los lados del cuerpo, con dos pequeños ojos casi ocultos bajo excrecencias óseas sobre unas poderosas mandíbulas, rodeadas de varios pares de tentáculos articulados con los que atrapa a sus presas y las lleva al interior de su boca. En la parte más alta de su cuerpo tiene una protuberancia que llega a alcanzar los 3 o 4 metros de altura, de aspecto pétreo e irregular, que asemeja a un menhir cuando el atronador se encuentra enterrado. Su color suele ser ocre o ceniciento, dependiendo de la zona en la que viva, llegando a medir diez metros de diámetro.

Suele vivir de forma solitaria ya que son muy territoriales con sus semejantes, en los bordes de la costa, y otras zonas con abundante agua, como ríos, lagos, pantanos y cenagales. Es un depredador de acecho, enterrándose en parte en la arena y dejando al descubierto sobre la arena blanda o el agua la parte superior de su cuerpo. Los pequeños animales y seres a veces lo confunden con un conjunto de rocas o una pequeña isla y pretenden usarlo como refugio, momento en el que el atronador produce una descarga similar a un estallido sonoro de gran potencia desde su protuberancia dorsal que mata o aturde a las presas y que pasan a ser el alimento del atronador.

Detectar a un atronador enterrado es casi imposible, excepto que se lo conozca muy bien, así que se considera que siempre emboscará con 1-4 en un d6.

En combate el atronador puede atacar con sus dos patas delanteras y sus tentáculos bucales a la misma vez, aunque puede hacerlo contra objetivos diferentes. Si acierta con un ataque de tentáculos la víctima sufrirá una Presa, y sufrirá el daño de forma automática turno a turno hasta que sea liberada o muera (y entonces sea devorada definitivamente). Si el atronador ataca con sus patas a una criatura que tiene presa con los tentáculos entonces los ataques acertarán de forma automática, aunque nunca hará eso mientras tenga enemigos cerca.

Una vez cada doce horas puede provocar un estallido que afecta a 15m a su alrededor, que causa 3d8 de daño y parálisis, mientras sus presas aullan de dolor al reventarles los tímpanos y a veces otros órganos internos. Cualquiera que haya resultado paralizado por un atronador de la arena y sobreviva debe pasar un chequeo de Constitución o se quedará sordo de forma permanente (o al menos hasta que sea sanado por medios mágicos).

Monstruo para La Marca del Este / OSR: Carroñero blanco

Un nuevo monstruo para la Marca del Este y darles disgustos a los aventureros.

La leyenda dice que los carroñeros blancos fueron antaño, hace miles de años, una orgullosa raza de hombres que dominaron el arte de la mecánica y la construcción. Sus ciudades crecían hacia los cielos tanto como hacia el interior de la tierra, construidas con metales preciosos y llenas de obras maravillosas.

Un monstruo para la Marca del Este, humanoide, albino, de afilados dientes.
Feo como la madre que lo parió.

En el culmen de su civilización llegó un cataclismo que quebró la roca, abrió grandes simas que engulleron sus construcciones y ciudades enteras y sumergió a la gran civilización en la oscuridad intraterrena. Los supervivientes se encontraron abandonados en la negrura de un infierno de piedra y escombros.

Se cuenta que sólo el tesón y la voluntad de aquellos hombres los llevó a sobrevivir. Pero a un terrible precio. Privados de casi cualquier atisbo de civilización de la noche a la mañana, abandonados a la imperiosa necesidad de supervivencia se vieron abocados a un estado de salvajismo primitivo. Con el paso de los años y las centurias los que fueron orgullosos constructores se transformaron en violentos cazadores carroñeros de la oscuridad por pura necesidad.

Al margen de leyendas los carroñeros blancos existen y parecen haber medrado por el subsuelo del mundo entero, infestando ruinas, cuevas profundas e incluso minas; aunque son esquivos y huidizos, pudiendo ser la única pista de su existencia la desaparición de aquellos a los que osan aventurarse en las profundidades de la tierra.

Carroñero Cazador
Clase de armadura: 4 [15] 3 [16]
Dados de golpe: 2 4
Movimiento: 10 metros 12 metros
Ataque: Arma Dos de arma
Daño: Arma Arma +1
Salvación: G2 Ex4
Moral: 8 10
Valor del tesoro: (25mo) 400mo (200mo) 1500mo
Alineamiento: Caótico Caótico
Valor P.X.: 45 200

Son mayores que un hombre, blancos como la nieve, sin el menor rastro de pelo en sus cuerpos alargados y fibrosos, que protegen con una amalgama de restos quitinosos de insectos gigantes y las armaduras que que hayan saqueado de sus víctimas. Sus ojos blancos y pequeños son inexpresivos y casi inútiles, pues en la oscuridad completa sólo su agudo oído les es útil (como si vieran en la oscuridad hasta 30m) y sus fuertes dedos les permiten moverse por paredes y techos irregulares con facilidad (aunque para eso necesitan sus dos pies y manos, con lo que no pueden combatir desde paredes y techos).

Viven en pequeñas comunidades de unas pocas decenas de indivíduos, de los que los más poderosos se convierten en cazadores (líderes y exploradores, que tienen las mismas cualidades que un explorador de nivel equivalente). Con frecuencia los cazadores forman pequeñas partidas, de hasta 1d6 indivíduos, y hostigan a otras criaturas o grupos para cazarlos y alimentarse de ellos. Sin embargo nunca salen al exterior, puesto que la ausencia de los ecos de la piedra les perjudica y el sol llega a dañarlos (-1 a todas las tiradas de ataque fuera de su ambiente subterráneo y durante el día reciben 1d3 de daño cada minuto de exposición al sol).

[OSR/AelMdE] Enjambres de abejas y hormigas

Unos bichitos (literal) que pueden hacer la puñeta al más pintado, sobre todo si lo pilla en un lugar del que no pueda huir con facilidad.

Fotograma de Cuando ruge la marabunta
No hay enemigo pequeño, sobre todo si vienen de mil en mil.
Hormigas Abejas
Clase de armadura: 1 0
Dados de golpe: 1+1 1
Movimiento 5 metros 10 metros
Ataque: 1 picadura 1 picadura
Daño: 1d3 1d2
Salvación: G1 G1
Moral: 12 12
Valor del tesoro: Ninguno Ninguno
Alineamiento: Neutral Neutral
Valor P.X.: 45 45

Los enjambres son grandes concentraciones de insectos (siendo los de hormigas y abejas los más comunes) que, por lo general, se desplazan buscando un nuevo hogar o para procurarse alimento de forma masiva. Los enjambres son muy peligrosos por ser esquivos (es imposible que un simple ataque les cause daño a más que unos pocos de los miles de insectos que forman el grupo) y porque, aunque el ataque es desorganizado por completo, decenas o cientos de picaduras pueden terminar abatiendo a un animal mucho mayor.

Se asume que un enjambre está formado por al menos un millar de insectos, ocupa un espacio equivalente a una criatura de tamaño medio y actúa en conjunto. Cualquier tipo de ataque físico les causa sólo un punto de daño, pero los ataques de área le causan de forma automática el daño máximo. Así mismo, los insectos atacan desde todos los ángulos y pueden meterse por las junturas de las armaduras, por lo que ignoran el bono de la armadura a la CA de la víctima.

Si un enjambre de abejas causa daño, la víctima debe pasar una salvación contra venenos o sufrir 1d3 de daño adicional.

[La Marca del Este] Entradas de bestiario para monturas

Una de las cosas que más me sorprendió del bestiario de Aventuras en la Marca del Este fue la ausencia de estadísticas para las criaturas de monta más comunes (las que salen en las listas de equipo, por ejemplo). Desde mi punto de vista existen muchas situaciones en que las monturas de los AJs pueden verse implicadas en un combate, o incluso situaciones en que deban pelear contra algún animal así (como un caballo salvaje). Y como cualquiera que me conozca un poco sabe, soy muy de rellenar los huequecillos que pueda encontrar en un reglamento.

A continuación, mis estimados y escasos lectores, las entradas de bestiario para las monturas adquiribles en La Marca.

Monturas

Los equinos son una de las familias de animales domésticos más utilizados en todo el mundo, siendo casi omnipresentes una u otra especie en todos los territorios conocidos. Se trata, por lo general, animales mansos y son utilizados para una multitud de propósitos, entre los que destacan el transporte de mercancía y como monturas.

Debido a esto, cada equino tiene una capacidad de carga soportable asociada que se debe tener en cuenta de la misma manera que la de los personajes. Un equino puede llegar a transportar hasta el doble del valor de carga, pero se considerará con carga pesada y se le aplicarán las pertinentes reducciones de movimiento. Si se sobrepasa el doble del valor de carga, el equino puede negarse a moverse o moverse pero acabar muriendo de cansancio. Cuando se indica la altura se refiere a la manera habitual de medir cuadrúpedos (hasta la cruz del animal).

Burro

Clase de armadura: 7
Dados de golpe: 2
Movimiento: 10 metros
Ataque: mordedura / coz
Daño: 1d4-1 / 1d4-1
Salvación: G1
Moral: 5
Valor del tesoro: Ninguno
Alineamiento: Neutral
Valor P.X.: 10

Los burros son los equinos de menor tamaño, y los más comunes en ambientes domésticos, debido a su pequeño tamaño, lo asequible de mantenerlos y su docilidad, además de ser muy longevos (más de 40 años). Miden hasta 1’50m de altura, pesan alrededor de 150Kg y pueden cargar 50Kg.

Mula

Clase de armadura: 7
Dados de golpe: 3
Movimiento: 12 metros
Ataque: mordedura / coz
Daño: 1d4 / 1d4
Salvación: G2
Moral: 6
Valor del tesoro: Ninguno
Alineamiento: Neutral
Valor P.X.: 30

Las mulas son el cruce entre una yegua y un burro, siendo similares en forma a éste pero con características de caballo, como la altura y el peso. Son animales muy resistentes en todos los sentidos, pudiendo cargar 90Kg de peso y teniendo un +1 a las tiradas de salvación contra enfermedades y venenos. Aunque hay mucha variación, se puede considerar que una mula rondará el 1’60 de altura, con un peso de alrededor de 400Kg y con una carga soportable de 90Kg.

Poni

Clase de armadura: 7
Dados de golpe: 2
Movimiento: 12 metros
Ataque: mordedura / coz
Daño: 1d4-1 / 1d4-1
Salvación: G2
Moral: 6
Valor del tesoro: Ninguno
Alineamiento: Neutral
Valor P.X.: 15

Caballos de pequeño tamaño, pero de complexión muy robusta y compacta en comparación con sus parientes mayores. Los ponis tienen una gran diversidad de pelajes y tamaños, sobre todo aquellos que viven en estado salvaje. Los domésticos son más homogéneos, siendo habitual que ronden una altura de 1’40m y un peso de 120Kg. Son conocidos por sus grandes capacidades físicas, pudiendo cargar incluso 70Kg y arrastrar pesos de hasta cuatro veces su peso.

Caballo

Clase de armadura: 7
Dados de golpe: 3
Movimiento: 15 metros
Ataque: mordedura / coz
Daño: 1d6 / 1d6
Salvación: G3
Moral: 7
Valor del tesoro: Ninguno
Alineamiento: Neutral
Valor P.X.: 35

Los caballos son los mayores de entre los equinos, siendo los más versátiles de entre todos ellos y también los más caros y temperamentales, además de ser menos longevos (hasta 30 años). Mientras que burros y mulas se suelen utilizar como animales de trabajo, muchos caballos son criados en exclusiva para servir como montura. Suelen rondar 1’65m de altura y pesar 600Kg, pudiendo cargar hasta 150Kg.

Caballo de guerra

Clase de armadura: 6
Dados de golpe: 4
Movimiento: 15 metros
Ataque: mordedura / coz
Daño: 1d6+1 / 1d6+1
Salvación: G3
Moral: 8
Valor del tesoro: Ninguno
Alineamiento: Neutral
Valor P.X.: 70

De entre todos los caballos, aquellos criados más fuertes y resistentes pueden ser entrenados como monturas de guerra. Se les acostumbra a los combates y a estar equipados con bardas de ser necesario. Estos animales llegan fácilmente a medir 1’80m de alto y pesar más de 850Kg, teniendo fuerzas para cargar hasta con 200Kg. Una vez entrenados son capaces de combatir con mucha eficiencia e incluso hacer cargas por sí mismos.

Y como leerlo aquí es un poco tostón, pulsando aquí podéis descargar el PDF (74KB) con toda la información lista para imprimir en una página y añadir a la colección de material de La Marca del Este.

Nota extra: hace ya un tiempo se curraron en Outcasted Project un detalladísimo trabajo sobre los caballos en La Marca y que es harto interesante para quien unos perfiles como los que yo he hecho se queden cortos. Sigue los caballos de Outcasted aquí.