Color para el trasfondo: impuestos medievales

¿Alguna vez te has planteado de dónde sale el dinero de los gobiernos antiguos? Resulta curioso qué poco se suele tratar el tema de los impuestos en los juegos, incluso siendo que han sido en muchas ocasiones el germen de famosas historias (y no miro a nadie, Sr. Locksley). Es por eso que, después de verlo en el blog de Historias de la historia, he decidido tomar nota de algunos de los impuestos medievales más habituales en las viejas tierras de España.

Una bolsa de monedas.

No son todos los que existieron, claro, pero sí los que más interesantes me han parecido a la hora de sacarles provecho en historias roleras. Es evidente que en nuestros mundos de fantasía no tendrían los mismos nombres, pero lo importante es, como decía el bueno de Pazos: lo importante es el concepto.

  • Montazgo y herbaje: un impuesto que se pagaba por el tránsito de ganados por territorios pertenecientes a la corona (a ver si os creíais que la Cañada Real era gratis). El herbaje gravaba el uso de los pastos para alimentar a los animales.
  • Diezmo: el 10% que se recaudaba sobre el total de las cosechas, ya fuera para el gobierno directamente o para la Iglesia. O ambos a la vez.
  • Tercias reales: del diezmo de la iglesia salían dos novenos que iban a parar a la Corona de Castilla, con lo que la Iglesia aportaba parte de su recaudación a mantener buenas relaciones con la monarquía.
  • Alcábalas: un impuesto que cobraban los municipios del 5-10% del valor de venta de las cosechas, y que luego enviaban a la corona. Similar al IVA actual.
  • Portazgos y pontazgos: eran unos impuestos que se pagaban al paso de las puertas de las ciudades o de los puentes, respectivamente, por el paso de mercancías. Un peaje, vaya. En ocasiones se pagaba tras la venta, lo cual es algo más justo que sólo por mover la mercancía.
  • Sextaferia: un impuesto de lo que hoy llamaríamos “trabajo social”, ya que en lugar de económico se pagaba trabajando. Era para arreglar los desperfectos en los caminos y se llevaba a cabo los viernes.
  • Alhondigaje: era un impuesto por el uso de la alhóndiga y que, claro, se aplicaba cuando se almacenaba en dicho edificio el grano propio.
  • Almojarifazgo: era un impuesto de aduanas que se cobraba a los mercaderes según entraban o sacaban productos por los puertos castellanos.

[Savage Worlds/Tipos Duros] John C. Bryan

John C. Bryan, o su primo Juan Antonio Cebrián.
John C. Bryan… o no.

Se podría decir que Bryan es uno de los mayores expertos en todo el mundo en personalidades criminales y asesinos en serie. Desde joven le interesó el estudio de las mentes más retorcidas y crueles, y con el paso de los años sus conocimientos enciclopédicos se han convertido en imprescindibles para la resolución de algunos de los casos más sangrientos.

Es un hombre de mediana edad, de ojos pequeños y vivaces que todo lo analizan a su alrededor. Su bigote y la profundidad de su voz son tan característicos de él como el humor negro que destila en cada comentario.

Atributos: Agilidad d6, Astucia d10, Espíritu d6, Fuerza d4, Vigor d6.

Habilidades: Conocimiento (Asesinos en serie) d12, Pelear d4, Investigar d12, Notar d8, Disparar d6, Callejear d6.

Carisma: +0; Paso: 6; Parada: 4/5; Dureza: 5/6

Ventajas: Hombre de recursos, Contactos (policía).

Desventajas: Corto de vista.

Convicción: El profesional.

Rasgos de molonidad: Duro como el acero, Sólo me duele cuando me río.

Equipo: Colt 1911, linterna, libreta llena de apuntes sobre casos investigados.

Sea éste el pequeño homenaje de Tipos Duros al Maestro y sus enormísimos Pasajes del Terror. Fuerza y honor.