Desafío 30d, día 1: ¿Cómo comenzaste en los juegos de rol?

Corría el año 91, no recuerdo si fue al final del colegio o el principio del instituto, y un compañero un año mayor llegó un día con un libro rarísimo de tapas rojas. Era el viejo Señor de los Anillos de Joc Internacional. Un juego de rol, fuera lo que fuera eso.

El chico se lo había agenciado al ir a la capital (es lo que tiene ser de pueblo) y nos propuso algo tan sencillo como jugar una partida, fuera lo que fuera eso. Como la cosa estaba algo cogida por los pelos cada uno de los posibles interesados fue pasando por casa del susodicho a hacer las fichas de personaje (qué cosa más llena de números, oiga), y al cabo de un par de semanas pudimos organizar una partida.

No puedo decir que la recuerde, porque de aquella primera partida sólo me quedan vagos recuerdos, pero está claro que nos gustó y quisimos repetir (el DJ no cabía en sí de sorpresa) y fue el comienzo del contacto con la afición más duradera de mi vida.

Cero misterio con la forma en que yo comencé en los juegos de rol. Bueno, tal vez el cómo funcionaban algunos críticos y cómo puñetas todo el mundo tenía magia en aquella extraña Tierra Media, pero fue un buen punto de partida.

Download PDF

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *